Free songs

ban_disciplinas

  • MOVIMIENTO CONCIENTE-POÉTICA CORPORAL
    Disciplina cuyo objetivo es la integración psicofísica y que basa su metodología en la conciencia corporal, la sensibilización, la propiocepción, el movimiento, el juego y la palabra. Pertenece a una corriente que a comienzos del siglo XX, desde la psicología y las técnicas corporales, postula una mirada integradora del ser humano en sus tres áreas, cuerpo, mente y mundo externo y reconoce el desarrollo de la percepción, el movimiento y la reflexión, como complementarios para el autoconocimiento.

    El Movimiento Conciente – Poética Corporal, se estructura en base al reconocimiento de la imagen corporal y sus implicancias y el desarrollo de los vínculos interpersonales.

    El armonioso alineamiento de los ejes facilita una postura correcta, lo que a su vez interviene en todos los sistemas del cuerpo humano. El trabajo sobre los mismos desde un estudio y práctica vivenciada de la anatomía humana, permiten un repertorio nuevo de movimientos, y un estar en el cuerpo de una manera más consciente, despierta, inteligente, relajada y plena.

    La metodología se basa en la auto observación, la exploración a través de los sentidos, los movimientos en el espacio, las experiencias lúdicas, trabajos con objetos, máscaras y personajes, apoyados por recursos literarios y plásticos y la elaboración de las experiencias vividas a través de la palabra. En el juego y el contacto con el grupo se revela un espacio de comunicación entre los mundos interno y externo, donde se reconocen los condicionamientos y hábitos mecánicos y defensivos y el encuentro denuevas respuestas y posibilidades más auténticas de ser y de relacionarse que otorgan una vivencia de libertad y valoración.

    El repertorio de situaciones posibles, abarca desde momentos de gran profundidad y reconocimiento de zonas esenciales del ser, de gran espiritualidad, hasta juegos donde la alegría y el contacto con los otros abren puertas de comunicación inéditas y olvidadas, recuperadas y reconocidas con emoción.

    El Movimiento Conciente-Poética Corporal, permite una mirada sobre el ser humano desde una dimensión biopsicosocioespiritual.

    Convergen en esta disciplina las enseñanzas de la Dra. Irupé Pau (Gimnasia Conciente), Andrè Lapierre (Análisis Corporal de la Relación), Elina Matoso (Instituto de La Máscara), Enrique Pichón Rivière (Psicología Social, Grupos Operativos) y la Escuela Internacional Shambhala de Budismo.

  • La música es un fenómeno constitutivo del ser humano. Desde tiempos remotos, las funciones formativas y terapéuticas de la música han estado presentes en los distintos pueblos y culturas, variando su aplicación según la cosmovisión, las creencias religiosas y los conceptos de salud y enfermedad de cada época y contexto cultural, acompañando a hombres y mujeres en su vida diaria y adquiriendo diversas funciones en el seno de la vida comunitaria. Tanto en los rituales chamánicos de las culturas ancestrales, como en las acciones terapéuticas de la antigua Grecia, la música y los instrumentos musicales formaban parte del repertorio curativo.

    Como disciplina del campo de la salud, la Musicoterapia emerge a mediados del siglo XX y comienza a difundirse en numerosos países del mundo, incluido Chile. Desde entonces, la Musicoterapia empieza a formalizarse como una disciplina y una profesión, y a partir de los años 50 que se comenzaron a crear los primeros programas universitarios para la formación de musicoterapeutas en Europa, EEUU y Latinoamérica, junto con las primeras organizaciones profesionales.

    La experiencia adquirida en la práctica como en la educación y el entrenamiento de musicoterapeutas, favoreció su expansión y el desarrollo de un cuerpo de conocimientos que guía su ejercicio profesional. Este ha sido reconocido y acreditado en numerosos países por agencias gubernamentales y organizaciones profesionales, y cuenta con el respaldo de la Federación Mundial de Musicoterapia. Desde 1974 se realizan cada 3 años, Congresos Mundiales de Musicoterapia, en los cuales se da énfasis a la investigación y al intercambio de conocimientos.

    Podemos definir a la musicoterapia como una disciplina de la salud, que utiliza como herramientas terapéuticas a la música, el sonido, el cuerpo, la voz y los instrumentos musicales, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas en su funcionamiento físico, emocional, mental, social y espiritual.

    Los distintos elementos que componen la música tanto en su estructura (pulso, ritmo, melodía, armonía), como su contenido emocional, poder de comunicación y sus estrechas vinculaciones con el lenguaje pre-verbal, hacen de ella un poderoso catalizador de los vínculos y de la comunicación intra e interpersonal, estimulando e integrando los aspectos biológicos, psicológicos y culturales del ser humano.
    La identidad sonoro musical (ISO o Historia Sonora) se corresponde íntimamente a la identidad personal, grupal y cultural, siendo siempre análogos los procesos sonoro-musicales con los procesos emocionales generados por la misma, develándose en la expresión sonoro-musical, la historia y experiencias de vida del cada individuo.

    El poder asociativo y evocativo de la experiencia sonoro-musical, tanto en la Escucha como en la ejecución de instrumentos musicales, favorece el contacto profundo y la conciencia emocional, permitiendo la re-significación y reparación de la propia historia de vida y la comprensión del entramado vincular familiar y social.

    Su metodología abarca una serie de actividades musicales, corporales, sonoro- creativas, interpretativas y receptivas, tendientes a facilitar el desbloqueo emocional, movilizando a través del sonido la energía psíquica, y estimulando la expresión del mundo interno y subjetivo, potenciando los recursos creativos y la capacidad comunicativa.
    Los objetivos de la musicoterapia se definen de acuerdo al área de intervención y las necesidades de los usuarios. Estos pueden ser objetivos psicoterapéuticos, educativos o recreativos.

    Las investigaciones en el campo de la Musicoterapia, de la Psicología de la Música y de las relaciones entre la Música y la Medicina, demuestran la relación existente entre esta expresión artística y el sistema nervioso, la neurofisiología y las emociones, dando sentido a la integración de la música en procesos terapéuticos complejos.

    Las técnicas de intervención más utilizadas son las:

    •Técnicas Activas (improvisación instrumental, improvisación vocal, improvisación corporal-sonoro-musical, creación y evocación de canciones, Historia Vital desde lo sonoro-musical, etc.)

    •Técnicas Receptivas ( imaginería musical libre y guiada, audición de material editado)

    •Técnicas de Integración Expresiva y Creativa (juegos sonoro-corporales, actividades plásticas, musicalización de cuentos, etc.)

    La Musicoterapia puede favorecer a personas de todas las edades y condiciones, sin importar que tengan o no conocimientos musicales previos.
    Su marco teórico se estructura desde diversas corrientes cuyos representantes son el Dr. Rolando Benenzon, Musicoterapeuta Argentino, Mary Priestley, Musicoterapeuta Inglesa, Diego Schapira, Musicoterapeuta Argentino, Kenneth Bruscia, Musicoterapeuta Norteamericano, entre otros.

  • Esta área de estudio propone una mirada integral de lo humano, que implica una comprensión unificada de los tres mundos los cuales, para las ciencias de la salud y desde la modernidad, han estado separadas: Cuerpo, mente y ambiente. En este sentido, el desarrollo humano es entendido como una ecología, en donde los procesos internos juegan en una incesante búsqueda adaptativa a los cambios y desafíos en el entorno.

    La creatividad de las personas toma un papel muy importante pues la falta de ésta muchas veces pone en riesgo la sustentabilidad de tal relación. Afortunadamente, hoy sabemos que los procesos internos tienen una base biológica que está plena de recursos creativos- en su totalidad comunes a la especie humana- para facilitar una adaptación saludable. Sin embargo, estos pueden ser fácilmente ocultados por los procesos de socialización.

    Para comprender el cómo las personas desarrollan sus necesidades en interacción con el mundo, y apoyándose en sus recursos estructurales se estudiará el modelo conocido como Ciclo Experiencial, basado en la obra de Joseph Zinker, quien a su vez se ha inspirado en la obra de Kurt Lewin y su modelo sociológico de los campos complejos, así como en la original obra de Kurt Goldstein y su Teoría Organísmica de la Autorrealización.

    El logro fundamental del modelo de Zinker es el haber desarrollado tanto comprensiones teóricas como aproximaciones pragmáticas acerca de cómo las personas se desarrollan y auto-realizan a partir de inmensa variabilidad de la experiencia de la frustración y la satisfacción de sus necesidades en el mundo. Estos modelos de raigambre fenomenológica y ecológica son altamente compatibles con las aproximaciones más cualitativas de las ciencias de lo humano y de la salud.

    Siguiendo con una aproximación esencialmente fenomenológica, se desarrollará una comprensión de las formas en las que los grupos llevan a cabo procesos de interacción potencialmente saludables. Para ello nos apoyamos en la mirada de la teoría de los grupos abiertos de William Schultz. Para Schultz. Se llega al grupo con la búsqueda de pertenencia, y al mismo tiempo la necesidad de la diferenciación.

    En él se instaura un espacio donde se va creando una historia en el que se juegan las cercanías y las distancias y donde se va creando un lenguaje común que permite constituir una nueva imagen de si mismo a partir de la relación con los otros. Se comparte un lugar de tránsito entre la vivencia interna y su explicitación en la palabra, un descubrimiento del ser en el seno de un grupo donde se ensaya un nuevo y reparador tejido de mallas vinculares. Una mirada terapéutica de los grupos es, en esencia, una mirada de cómo nos relacionamos desde la subjetividad.

    En cuanto a los procesos saludables que se dan al interior de los grupos orientados a temas de salud, y de acuerdo con la obra de Irwin Yalom, parece haber poco acuerdo específico entre enfoques, ni siquiera entre facilitadores de procesos personales, de cuales son los factores que hacen terapéuticos a los fenómenos sociales, sin embargo parece posible sustentar la relevancia de argumentos concretos tales como la culturalidad, la solidaridad, el conocimiento compartido, las formas del aprendizaje, la contención emocional, la cohesión grupal, las tareas asignadas y una complejidad de procesos sociales y personales. La reflexión de los fenómenos sociales en este sentido se nos hace muy relevante para construir una mirada ética, compleja y comprehensiva de lo humano y lo social.

    En esta área del programa de formación, se intenta asegurar el reconocimiento de los procesos de algunos de estos factores de manera informada y participativa. Mediante la facilitación de un clima propicio de respeto, comunicación y de conciencia de si, el grupo en curso es acompañado en el conocer cómo se van integrando los conocimientos adquiridos en las demás cátedras de forma tal que el resultado ha de ser una construcción original, íntima, diversa y dinámica de nuestras formas individuales y colectivas de satisfacer necesidades.

  • El Arte terapia es una especialización profesional de servicio humano, que utiliza diversos medios artísticos y los procesos creativos con fines terapéuticos, educativos, de prevención, rehabilitación y desarrollo personal.

    La capacidad expresiva de las imágenes visuales, sus colores y formas, sus símbolos, el diálogo que se establece con la misma desde el lugar del creador y del espectador, son aspectos que favorecen la revelación de aspectos desconocidos por los sujetos, colabora con el insight y potencia la profundización y la elaboración de procesos que facilitan la comunicación y la promoción de cambios favorables en su condición y estilo de vida.

    Esta disciplina busca rescatar el efecto sanador de la expresión artística, es por este motivo que las técnicas del arte terapia no se centran en el valor estético del trabajo realizado, sino sobre el proceso terapéutico individual y/o grupal, considerando que todo ser humano tenga o no formación artística, posee creatividad y tiene la capacidad para expresarse por medio del arte.

    A través del Arte terapia se puede contribuir a expresar, explorar, clarificar, redefinir las relaciones consigo mismo y con los demás; resolver diversos problemas, entre ellos, los conflictos emocionales; estimular la autocomprensión y el desarrollo de destrezas sociales; controlar la conducta, reducir la ansiedad, ayudar en la orientación de la realidad y aumentar la autoestima.

    El arte terapia contempla varias corrientes teóricas dentro de las cuales sus más importantes representantes son: Edith Kramer, Margaret Naumburg, Cathy Malchiodi, Natalie Rogers, Pat Allen, Shaun Mc Niff, Marian Liebmann, Janie Rhyne, Judith Rubin, etc.